El verdadero LUJO…

Hola, feliz Sábado !

El otro día vino un amigo, (muy amigo) a visitarnos. Se sentó con nosotros en la mesa de nuestro patio rodeado de olivos. Eran las 19hs más o menos, de una de éstas fabulosas tardes de verano.
Lo primero que nos dijo, cuando lo recibimos fue: “me encanta el camino para llegar hasta aquí, es como si te fueras apartando del ruido, del humo de los coches, del gentío …es muy relajante…pero a la vez estimulante…muy chulo”.
Eso ya nos gustó escucharlo, al fin y al cabo, la Masía es nuestra casa, y, a quién no le gusta que le alaben su casa y su enclave?.
Acto seguido, después de los consabidos: cómo va el huerto? Hay tomates aún? – Y nosotros: si, claro ! mira éstos que se están secando a sol, estamos entusiasmados con la cosecha de éste año, ha sido genial !- y los- ” habéis inaugurado “Casa Clarita” ya!, qué bien, me la enseñáis?”-, etc, etc., nos sentamos a la mesa, fuera, claro está, ya atardeciendo, y el aire más fresco, los colores naranjas del sol retirándose, se paseaban por entre los olivos y se reflejaban en los cristales de las ventanas.. una exquisita tarde, la verdad.
Emilio, propietario y chef de la Masía, como ya os comenté a los que seguís nuestra web y nuestros posts (a los que no, estáis invitados!), se metió dentro a terminar de cocinar la cena, no sin antes, sacarnos una copa de buen vino Pugliese, acompañado de una tabla de quesos típicos y panes, que, desde ese instante, hizo que mi amigo nos dijera que estaba emocionado y feliz de haber venido a vernos!.
Luego, después de charlar animadamente de nuestras cosas, llegó Emilio con la cena….uuufff, no quiero daros envidia, en serio, pero estaba todo tan delicioso, que el alma daba saltitos de alegría. Emilio es pura pasión, Clara, su mujer, es su compañera ideal, se complementan perfectamente, y se nota que aman lo que hacen, y se desviven por compartirlo…eso es tangible, y, qué queréis que os diga, nuestros huéspedes se sienten felices, alegres y con ilusiones renovadas cuando salen de la Masía!.Esa es nuestra misión.
Cuando terminamos la cena, Emilio nos sacó una variedad de dulces y un vinito de postre brutal y terminamos la noche entre luces suaves, música sublime, y la sensación de haber vivido en una horas, uno de los mejores momentos de nuestras vidas.
Al despedirnos, nuestro amigo nos dijo algo que nos dejó pensando mucho: ” chicos, gracias por esta maravillosa cena, por vuestra calidez y por hacerme sentir tan bien. Cada vez que vengo a la Masía, me marcho lleno de buenas vibraciones y, con la absoluta convicción de que, esto, estas charlas, éstas delicias, éste lugar, vuestra compañía, las conversaciones…esto el el verdadero LUJO.”
Nos fuimos a la cama, totalmente decididos a seguir en nuestra línea, a continuar haciendo lo que hacemos mejorando cada día, y con la certeza de que, tenemos mucha suerte de poder estar aquí, y de poder compartirlo con vosotros.
Es una cura para el alma, para el cuerpo y para la mente, Y eso, hoy por hoy, es cierto, como dice mi amigo: ES EL VERDADERO LUJO.
Nos vemos cuando queráis !

Anuncios

Un comentario en “El verdadero LUJO…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s