Blanco y Dorado…

Disfrute de la vida. Esto no es un ensayo.

Friedrich Nietzsche.

Nos vamos a disfrutar de unos días de Blanco y Dorado.

Blanco, porque los maravillosos pueblos que visitaremos, parecen sacados de un cuento: sus callejuelas estrechas, laberínticas, te llevan de una a otras, como quien pasea entre las nubes, y cada vez que sales de la primera, aparece ante tus ojos una placita llena de flores, una pequeña iglesia escondida que es un tesoro arquitectónico y artístico, un café con el mejor “capuccino” que te puedas imaginar, o, si es por la tarde, una auténtica locanda, (taberna), que te arrastra a entrar buscando probar lo que contiene ese delicioso aroma, que te ha llevado hasta allí.

Dorado…porque, cuando cae la tarde, mágicamente, toda Puglia se viste de gala, y se torna dorada gracias al color de sus farolas, de las luces de sus tiendas, de las de sus restaurantes, de las de sus iglesias, que, en un acto de generosidad, abren sus puertas de par en par para que puedas disfrutar de su increíble intimidad. Sin duda, un viaje de disfrute total y para los cinco sentidos.

Dormiremos en una Masía típicamente pugliesa, en pleno valle de la provincia de Brindisi, cuya estructura data del 1800 y que ha sido escrupulosamente restaurada siguiendo los planos originales. Destaca su fabulosa ubicación, su cocina auténtica a base de productos de temporada y biológicos y, cómo no, su exquisito aceite de oliva de propia cosecha, que, claro está, degustaremos y conoceremos de primera mano. Cabe resaltar la maestría en el saber combinar la tradición de la arquitectura y la confortabilidad de la que dispone en cada una de sus fabulosas estancias.

Ya sabes…empieza tu tiempo !

Bienvenido !

 

Anuncios

El placer es innegable…

El Creador hizo Italia según los diseños de Miguel Ángel.” – Mark Twain

Curso de cocina local, con nuestro Chef a la cabeza. No te imagines la cocina más conocida,  lo que encontrarás será: sopresa y todo un descubrimiento de la “otra” cocina italiana. Una exquisitez…

Una visita guiada al mismísimo escenario en donde Mel Gibson filmó “La Pasión de Cristo”. Como un sueño…

Sabes que en un pequeño pueblo escondido, tiene su taller un sastre que confecciona las camisas para Trump o el mismísimo Príncipe de Gales?, iremos a conocerlo. Inspirador…

Un paseo por un lugar reconocido por su producto estrella, el “capocollo”, con degustación incluída. Una delicia…

Recorrido por las pequeñas casitas que conforman un pueblo de cuento, literalmente. Divertidísimo. Un regreso en el tiempo…

Visita a un horno de leña, verás cómo se fabrican los mejores poductos de la panadería de la zona, y los probarás acabados de salir del horno. Pura tradición. Un regreso a la infancia…

Qué más?. Un clima cálido, personas encantadas de recibirte, una Masía en donde dormirás confortable y plácidamente, en medio de un valle hermoso y arte, y costumbres, y luz, y mar, y ….no te lo creerás.

Vienes?.

Post 06 octubre 2017