Hay lugares…

“Siempre he creído que hay lugares que son imanes y te atraen si pasas por las inmediaciones. Y eso de forma imperceptible, sin que te lo malicies siquiera. Basta con una calle en cuesta, con una acera al sol, o con una acera a la sombra. O con un chaparrón. Y te llevan a ese lugar, al punto preciso en el que debías encallar”.

Patrick Modiano

A veces, los lugares se te quedan metidos en el corazón, te llevan a un mundo ideal, y sientes que todo, de repente, cobra sentido.

Que lo malo no es tan malo, y que lo bueno es aún mejor. Que la vida vale la pena, y que puedes conseguir lo que te propongas. Esperas que todo se solucione, que las personas seamos mejores, y que el mundo nos perdone por tratarlo tan mal.

Hoy es uno de esos días en los que la luz, el olor, el mar, el cielo, y las personas que me rodean, hacen que me sienta con fuerzas, con más ganas (si cabe) y que lo vea todo como “posible”.

Éste lugar tiene eso. Tiene magia. Tiene una energía increíble y pacificadora. Sus propietarios, jóvenes, alegres, amantes de lo que hacen, felices de estar donde están, transmiten una alegría contagiosa, y, consiguen que quieras quedarte aquí, que no te quieras ir.

Pescado fresquísimo, platos maravillosamente ricos, sin aspavientos, sin retórica, el lugar, colgado literalmente del mar, rehabilitado con maderas recobradas al tiempo y tratadas con amor, redes recuperadas de los barcos jubilados, viejas reliquias, herramientas de otros tiempos…todo estratégicamente ubicado para que te sientas mimado, y protegido incluso en caso de tormenta de verano, espectáculo que, si tienes la suerte, podrás disfrutar desde allí mismo. Muy recomendable, por cierto.

Cuando vengas, no dejes de pasarte y tomar una tapita, un vino blanco de la tierra bien fresquito o, si lo prefieres, una cerveza artesana helada.

Inolvidable!.

http://altrabucco.it/

Anuncios

Hasta Lamborghini se rindió…

“Elegancia es el resultado de sentidos exactos y refinados.”
Felipe Stanhope de Chesterfield

Salento, una locura de lugar: bello por donde quieras sentirlo o verlo, amable, salvaje, blanco, azul, barroco, exquisito, infinito, con un matiz inacabable de colores, sabores, y olores.

Con arte por todos los rincones, hasta en los lugares más recónditos. Y su mar…ay su mar, nunca verás tantos azules y verdes como el de sus aguas…simplemente milagroso!.

Igual es por alguna de éstas cosas, o por todas, (me inclino por ésta última opción), que Lamborghini ha elegido éste enclave, éste lugar pequeñito, éste tesoro, para grabar su último spot.

Yo no digo nada, que luego todo se sabe, pero…hasta ellos se han rendido al encanto de ésta tierra, digo yo que por algo será. No sé. Sólo digo…

Tendrás que venir. No hay más opción.

E ir a comer a Masseria Linaza, Emilio y Clara harán que tu experiencia sea una delicia…    ( diles que vas de nuestra parte, sssshhhh)

http://www.tenutalinazza.it/

http://www.tenutalinazza.it/

 

 

 

Nunca será igual…

“Conviene en ocasiones, sugerir mejor que exponer el detalle con todo lujo”.

Alex Raymond

Y lo digo siempre, da igual lo que os cuente, cómo lo haga y cuantas veces, al final, nada reemplaza la experiencia de vivirlo.

Puglia sorprende, emociona y nos cambia, para mejor.

Invitados estáis.

Porque no hay nada como vivirla.

 

Soñar, desear y hacer…es la única manera!

«Ama lo que haces y haz lo que amas. No escuches a nadie mas que te diga que no lo hagas. Haz lo que quieras, lo que ames. La imaginación debe ser el centro de tu vida»

Ray Bradbury

Se que lo has oído, o lo has leído, o lo has visto en alguna parte…últimamemte, la moda “ven-que-te-digo-lo-que-tienes-que-hacer-para… (lo que sea)”, está muy de moda. Muchísimo!. Tanto que está siendo uno de los negocios más rentables. Los americanos empezaron hace muchos años, el boom fue “El Secreto”, con récords de ventas en todo el mundo.

Eso es así. Libros, terapeutas, gurús de la autosuperación, de la vida feliz, de la comida sana, etc, etc, etc. Vale, perfecto!.

Pero, lo mires por donde lo mires, la conclusión siempre es la misma: SAL AHÍ FUERA Y HAZ!. No hay más. Hacer, hacer y hacer. Si sueñas, si quieres, si deseas, si piensas, si te concentras, pero no te mueves, da igual. Nada se consigue sin acción.

Dicho esto, hoy, quiero dar las gracias y expresar mi más profunda admiración a todos los “hacedores” del mundo, y en especial a los que llevan toda una vida haciendo. Más particularmente a las personas que me rodean.

Hace años, no había tanta información al alcance de la mano. Es más: no había tanta información. Punto. Y sin embargo, todo, absolutamente todo de lo que hoy disfrutamos, es producto de las personas que siguieron sus instintos, se fueron arriesgando a hacer y equivocarse, ensayo y error, trabajaron sin descanso, con los medios de los que en esos momentos disponían, (imagina hace 50 años…), y  consiguieron las bases de lo que hoy es nuestro mundo.

Porque está muy de moda lo “Eco”, lo “Bio”, lo “Natural”, lo “Slow”, pero, eso es sencillamente una vuelta a los orígenes, a la manera de vivir de nuestros abuelos y bisabuelos, incluso de nuestros padres!.

Es inexplicable la emoción que siento, (y seguro que somos muchos), cuando salgo ala calle y veo a los pescadores con sus pequeñas barcas regresar de su jornada de “cosecha” con la captura fresca, lista para ser consumida. He dicho “pequeñas barcas”.

O, las granjas, de madrugada, fabricando los quesos, los yogures, para el consumo diario. He dicho, “consumo diario”.

O, los tenderos abriendo sus tiendas especializadas, de alimentos locales, con productos locales, (Km 0, vamos!), o de ropa, confeccionada por maestros de la aguja que cada día cuidan sus telas, sus hilos, y siguen aprendiendo para crear verdaderas obras de arte del vestir. O, los artesanos, artistas, hoteleros, musicos, bailarines, cocineros, agricultores…todas personas decididas a hacer de cada día, un día mejor. Defendiendo lo suyo, con vehemencia y pasión. Orgullosos de lo que son, de lo que han conseguido y de haber sabido conservarlo.

Y la base de todo?: soñar, desear y hacer. Si, hacer. Mucho y bien. Trabajando, disfrutando, y la consecuencia es el éxito. Económico, personal, profesional…

Por eso, porque veo a muchas personas felices haciendo su trabajo, y transmitirlo con alegría. Porque me enseñan constantemente que es posible, quiero darles las gracias.

Y, al igual que hicieron conmigo, quiero decir que si algo te hace feliz, que si algo te apasiona, que si algo te gusta, lo defiendas, lo persigas, fracases en el intento, pero no en la empresa, prueba, equivócate, pero no abandones. Invierte tiempo en averiguar lo que te mueve las tripas, es vital.

Y cuando lo tengas claro, dedícate a ello con alma y corazón.

No dejes que nadie te cambie las ideas, mejora, escucha, aprende, pero no permitas que nadie te convenza de que no puedes.

Quién nos iba a decir que, muchos años después de que todo se industrializara, ibamos a volver a buscar denodadamente, el estilo de vida de nuestros antepasados…y que además, sería la fórmula exacta de la vida sana.

Puglia tiene eso. Y sé que hay más lugares así. Lo se. Y sigo buscando, pero, mientras lo hago, sigo pensando que éste lugar es un verdadero regalo. Este lugar te devuelve a la vida de verdad, te alegra, te cambia la visión de lo que de verdad importa, te hace feliz, te sacude por dentro y hace que tu estancia aquí, sea categóricamente transformadora.

Buen lunes amigos, y, ya sabéis…SALID FUERA Y HACED!

 

 

 

Inevitablemente, la alegría…

“Y la alegría está en todas partes,está en la verde cubierta de nuestro planeta, en la azul serenidad del cielo, en la temeraria exuberancia de la primavera, en la severa abstinencia del gris invierno, en la carne viva que anima nuestro cuerpo, en el perfecto equilibrio de la figura humana, noble y bien parada, en el vivir, en el ejercitar nuestros poderes, en el aprender, en el luchar contra el mal… La alegría está en todas partes.”

Rabindranath Tagore

Se nota. Se siente. Ahora si que está asentándose la primavera, en nuestros cuerpos, en nuestro olfato, en nuestros ojos, en la calidez del aire, en los colores, en el ánimo de las gentes…si, se nota. Ahora si.

Y, para los que tenemos la suerte de vivir cerca del mar, hay una señal inequívoca de que la primavera quiere empezar a bailar entre nosotros, y es el olor a mar, a sal. Inconfundible. La brisa cambia, y el color del mar, de repente, se aclara aún más si cabe. Y, sencillamente, no puedes dejar de mirar y de escuchar. Es hipnótico.

El mar aquí es increíblemente claro. De azules imposibles de describir, de tantos y tan hermosos. Por un lado el Jónico, por el otro el Adriático. A cuál más seductor…

Todos los pueblos empiezan a engalanarse, renovando los alegres colores de las fachadas de sus casas, sacando a las ventanas y los balcones las macetas con las flores exultantes de vida. Las calles se llenan de aromas nuevos. Los menús cambian, ahora toca frescura, mucha verdura, más fruta…todo es exuberante!.

Y, sin embargo, aún no llegan los turistas. Alguno que otro, de esos a los que les gusta la paz y el sosiego. De esos a los que les seduce poder conversar y conocer con total tranquilidad cómo se vive aquí. Pero pocos…muy pocos.

Y, al salir cada mañana, tomar el desayuno tranquilamente, disfrutando de cada minuto, con todos los sentidos listos para captar todo lo que el día tiene preparado para mi, así, sin darme cuenta, me invade, inevitablemente, la alegría.

Me encantaría que tuvieras la oportunidad de sentir lo que siento, de ver lo que que veo, y de compartir todo lo nuevo que tenemos preparado para ti.

Qué me dices?…vienes?