Y la carne?…


No tienes que cocinar sofisticadas o complicadas obras maestras, solo una buena comida con ingredientes frescos. (Julia Child)

Qué verdad tan grande !. Yo como de todo, soy muy exigente con las calidades, la combinación de sabores, las texturas, la capacidad de sorprender al paladar de los platos que degusto…vamos, que soy un poco “gourmet”. Es lo que tiene provenir de familias de muy buenos cocineros, ellas y ellos, de padre con restaurante, de bisabuela y abuelo cocineros italianos…en fin, que no es mi culpa que sea tan curiosa en lo que a gastronomía se refiere.

Para mi, una buena comida es la que te deja sin palabras, la que te hace cerrar los ojos de placer, o, por el contrario, la que te hace abrirlos como platos de la sorpresa. Una buena comida es la que se prepara con productos frescos, naturales, sanos, sin aditivos, sin demasiadas alteraciones.

Pero, sobre todo, una buena comida es la que te incita a querer aprender cómo se hace, para prepararla en tu casa y compartirla con tu gente. Y esa cocina, es la que además, de manera inevitable, provoca una conversación con los que están allí, contigo, un comentario, una mirada de complicidad, una sonrisa…esas son las comidas que me gustan, Las que me provocan alegría. Porque, además de lo tangible, está la otra parte. Esa que tiene que ver con el cariño de los que la preparan. De los que se preocupan por buscar los mejores productos, de seleccionarlos, de mimarlos y cuidarlos en las preparaciones. Esa parte que tiene que ver con el tiempo que se dedica a crear, a pensar en cómo tratar esos productos de tal manera, que cuando los comensales prueben el resultado final, sientan placer, alegría y gusto, mucho gusto!.

Por eso, me da los mismo si lo que como es carne, pescado, vegetales, legumbres, frutas, panes, pasta…en serio, me da igual. Lo único que me importa es que cuando lo pruebe me saque ese -“mmmmmm….”- sin que lo pueda evitar, el entorno, la historia y el amor. Fabuloso cóctel que hace que las comidas compartidas, sean una de las mejores cosas de la vida.

Paola y Annarita, propietarias de la Masía en donde nos enseñan a cocinar platos vegetarianos típicos de Puglia, son dos enamoradas de lo que hacen y eso es lo que transmiten en cada uno de sus platos, de sus recetas, de sus creaciones. Por eso, puedo asegurarte que, venir a pasar unos días con ellas, aprender a preparar algunos de sus platos, exclusivamente vegetarianos, con productos amorosamente seleccionados, de su huerto, de productores locales, con otras personas que también vienen a descubrir el placer de ésta cocina, será para ti una experiencia deliciosa. Una experiencia encantadora. Y, sin duda, querrás aprender para que, en cuanto vuelvas, puedas prepararle a tu gente lo que a ti te hizo sentir alegría.

Esa es la prueba indudable de que el viaje, ha valido la pena.

Vienes?

Anuncios

QUESOS, PLACER INDESCRIPTIBLE…

“La comida une a la gente en muchos niveles diferentes. Es el alimento del alma y del cuerpo; realmente es amor”. Giada de Laurentis.

Amados u odiados. De leche de vaca, de cabra, de camello, de leche vegetal. Curado, semi curado, oreado, ahumado, tostado, crudo, asado, al horno, frito, a la plancha, solo, con una copa de buen vino, con pan, con jamón, sobre la pizza, con pollo, con ternera, en hamburguesa, en aceite, fresco, tierno, con hierbas, con frutas, con mermeladas….y así podemos seguir hasta el infinito. Porque el queso es tan versátil que no tiene fin. En si mismo, o en sus interminables y deliciosas combinaciones, el caso es que, en cualquier parte del mundo hay uno que es único y exclusivo del lugar.

Hay países en donde el queso es casi una religión: Francia, Holanda, Bélgica, España… y, cómo no, Italia.

Puglia también tiene quesos..y qué quesos!. Nos vamos a centrar en un caso concreto, de una pequeña quesería, que se inauguró en 1930, por el “nonno”
Angelantonio, con toda la familia en contra, pero el tenía pasión e intuición. Eso está en el ADN de la familia. Lo heredó el padre y el nieto, que ahora continúa con el negocio y lo ha hecho internacional. Desde los 9 años trabajó con su padre. Creció y quiso viajar, ver mundo. Se fue a Australia, allí trabajaba haciendo mozzarella en una hacienda y en sus ratos libres, hacía surf: maravillosa combinación!. De Australia, saltó a California y allí se topó con un francés amante del queso. Ese encuentro lo cambió todo. Aprendieron el uno del otro, investigaron, probaron, degustaron…

Vito, que así se llama el “genio de los quesos”, volvió a Puglia unos cuantos años después con un bagaje increíble de aprendizajes y experiencias y la cabeza llena de nuevas ideas.

Así, ahora, en su local de Puglia tiene quesos tan increíbles como el que combina con naranja caramelizada, o con frutos rojos, o con hierbas de la región, o aquellos que obtiene de la maceración en sus cavas, con sus aromas únicos. O los que consigue mezclando diferentes leches, o, cómo no, la típica mozarella o burrata, de primerísima calidad, con leche de la región, fresca, pura, deliciosa y única.

Esta es una de las experiencias que te ofrecemos cuando vengas.

Si eres quesero, si te gusta probar nuevos quesos, si te entusiasman las diferentes variedades y creaciones, y, sobre todo, si esta experiencia la quieres compartir con amigos queseros, y una buena copa de vino, tienes que venir.

Estas cosas, hay que vivirlas. Te dejo algunas fotos, pero nada, sólo es para hacerte babear. Ya sabes mi máxima: por mucho que te cuente, nada se compara a la experiencia de vivirlo.

Venga, escríbenos y te contamos.

Estás a un paso, y un fin de semana será suficiente para enamorarte de Puglia.

AVISO: Si vuelves mejor, más alegre, con más energía de la buena, no digas que no te advertí.