Toc, toc…

“Ya casi no quedan sorpresas de verdad y, supongo que por ello tampoco emociones reales en forma de respuesta…Y quizá por ello, cuando te encuentras con una, te fascina tanto”.. Albert Espinosa

Puede que sea por eso. porque todo es tan predecible, tan rápido, tan visto ya, que para que sea realmente una sorpresa, tiene que reunir muchos elementos.

Cuáles?, por ejemplo:

  • Poco común
  • Exclusivo
  • Casi secreto
  • Emocionante
  • Impactante
  • Y más cosas que caben en una lista interminable, dependiendo de quién escriba esa lista.

Lo único que es común a todos, es que, sea lo que sea que pretenda sorprendernos, lo que si tiene que provocar en nosotros es una gran, profunda e inolvidable emoción. Incluso independientemente de si es bueno o no, quiero decir, una tristeza profunda, también puede provocar una emoción fuerte y convertirse en inolvidable. Pero tranquilos, no es el caso. Vayamos al otro lado, al bonito, al positivo, al que nos mueve la alegría, el placer, la belleza…vayamos ahí!.

Resulta que, si venís a Puglia en julio, y si os quedáis en un alojamiento en concreto, (esto también es sorpresa), tenéis acceso a un evento muy, muy especial.

Qué evento? En un palacio del 1800, una verdadera belleza, podrás degustar los manjares de la región del sur de Puglia, conocer los secretos de su geografía, de sus tradiciones y recorrer los lugares más escondidos, sólo accesibles de la mano de los habitantes de la zona. Todo un lujo de paseo, para muy pocos, puesto que el aforo es limitado.

Cuándo? el 12 de julio a las 20hs

Único, exclusivo, fabuloso, irrepetible, emocionante…INOLVIDABLE !…se trataba de eso, no?

Pregúntanos, te damos todos los detalles.

Calma, por favor…

Si envidiara a alguien en el planeta, sería a los ermitaños. Siempre escuchas a la gente diciendo “habla alto, haz que te escuchen”. En cambio, un soplo de aire fresco sería como “calla, piensa 15 minutos y luego habla”.-Criss Jami.

Todo el mundo se empeña es ir acelerado. Todos tienen prisa. Todos quieren ir por delante, ser los primeros…Rápido. corre, date prisa, adelántate. Siempre contrarreloj, siempre contracorriente. Luego, de repente, pasan cosas a tu alrededor, o a ti, directamente, y te paras. O ,mejor dicho, la vida te para, en seco, Y piensas mientras observas a tu alrededor: pero si ayer mismo…., pero si la semana pasada tenía todo organizado….pero si teníamos planes…

Y te das cuenta, de que las prisas, las carreras, los acelerones, no han servido de nada. Al final, no han servido de nada.

Mi única meta es la paz. La calma. Único estado, desde el que se puede pensar con claridad, planificar, esclarecer, decidir. Vivir.

Hay lugares perfectos para hacer un paréntesis y detenerse a rearmar el puzzle. Hay sitios a los que llegas, e inmediatamente te invade una energía fabulosa. y, en ese mismo instante, sabes con certeza, que lo que allí te pase, será bueno.

Existe una combinación casi mágica, una especie de cóctel no fácil, pero si posible, con la que, prácticamente, la garantía de éxito está asegurada.

Las personas: un pequeño y maravilloso grupo de personas, con tu misma capacidad de asombro, con tus mismas ganas de disfrutar, de rearmarse, de creer, de sentir.

Las experiencias: escogidas, únicas, emocionantes, capaces de hacerte llorar de alegría, de hacerte disfrutar como cuando eras un niño. Experiencias inolvidables.

El lugar: es obvio. Tiene que ser uno que, en cuanto llegues, te recorra todo el cuerpo con una energía sanadora. Y eso se siente así. Eso es perfectamente mensurable. Lo es.

El alojamiento: importantísimo, Es el lugar en donde repones fuerzas, en donde asimilas todo lo que has vivido ese día, en donde te preparas física y mentalmente para el día siguiente….ni hablar: es FUNDAMENTAL.

Si se combinan estos factores, no hay posibilidad de error. Es la base necesaria para que tu estancia resulte simplemente perfecta.

Porque, convengamos, intentar escapar de la locura diaria, en medio de un grupo heterogéneo de personas, muchas personas, (muchísimas), en lugares bulliciosos, en los que tienes que “luchar” para hacerte un hueco y llegar a vislumbrar un pedacito de la iglesia maravillosa, o del monumento famoso, o del mar transparente, guiados como borregos por alguien con un paraguas / palo / bastón en la mano, para que no se le pierda ninguno, a grito pelado porque si no, se solapa su voz con el grupo de al lado y acabamos todos volviendo a vete tú a saber qué hotel, o, en el peor de los casos, subiendo a un barco/avión que no es el tuyo y volando a saber dónde. Si, claro, es broma, pero….es que en medio de tanto lío, yo qué sé!.

Conclusión: un viaje se hace para encontrar. Es una búsqueda. De muchas cosas. Cada uno tiene un motivo: tomar una decisión importante, ralentizar, descansar y retomar fuerzas, conocer a alguien, inspirarse, recuperarse de un hecho triste, alejarse de algo o de alguien, encontrarse con uno mismo….infinitos motivos, infinitas búsquedas. Y si no vuelves habiéndolo logrado aunque sea un poco, no sirve. NO SIRVE.

Así que, por qué no haces una cosa?. Te proponemos lanzarte, probar, dejarte aconsejar. Te proponemos un viaje transformador. Porque hay lugares que, con la combinación de factores adecuada, pueden llegar a cambiarte desde dentro. Los hay. Créenos.

Puglia es uno de esos lugares. Y, pase lo que pase, siempre será bueno.

Te atreves?

Es posible?…

«La diferencia esencial entre emociones y razón es que la emoción lleva a la acción mientras que la razón lleva a conclusiones.» – Donald Calne

Nos movemos por emociones. Necesitamos de forma vital sentir emociones para hacer lo que sea. Y, en ocasiones, tienen que ser intensas para provocar movimiento o reacción.

Los viajes, según cientos de estudios, son la manera más directa de provocarlas, y, por consiguiente, de ayudarnos a cambiar.

Cómo? Por qué? Te podría contar muchas maneras y miles de motivos, pero me centraré en los siguientes:

  • Te sacan de la “famosa” zona de confort
  • Te obligan a tener otra visión de la vida
  • Te empujan a reestructurar la mente
  • Te llevan a descubrir cosas nuevas
  • Te mueven a readaptarte
  • Tu curiosidad se despierta
  • Tu capacidad de empatizar se desarrolla
  • Valoras mucho más lo que tienes
  • Descubres lo que no quieres
  • Cambias el ritmo
  • Y, si el viaje está bien propuesto, te pueda cambiar hasta la vida…

Y aquí quiero hacer hincapié.

Qué quiero decir con ” si el viaje está bien propuesto”?

Fácil!. No puedes, (ni debes) proponerle a todos el mismo viaje. No puedes pretender que un viaje cultural sea igual de edificante para unos que para otros, ni uno gastronómico, ni la playa, ni la montaña…cada vez que viajas influyen muchos factores variables: tu economía, la distancia a la que quieres irte, el tiempo del que dispones para tus vacaciones, pero también la edad que tienes, con quién viajas, con cuántas personas, edades de las mismas, tu estado emocional en el momento de viajar, el objetivo del viaje, la época…..and more, and more, and more!. A eso me refiero cuando digo “bien propuesto”.

Muchas cosas a tener en cuenta, lo sé, pero no te agobies. Habla con nosotros. Dinos lo que quieres, cómo te sientes, qué buscas, y nosotros nos encargamos de lo demás.

Hay lugares mágicos. Lugares que enamoran. Lugares escondidos. Lugares que sanan. Y nosotros sabemos dónde están.

Viaja, y hazlo para transformarte. Para volver mejor de lo que te has ido. Si no, ni te molestes…

Déjate asesorar. Prueba. Inténtalo. Te sorprenderemos!.

Sssshhhh…

“Mi trabajo es una gloriosa y maldita condena… Me dedico a encontrar grandes lugares y después los jodemos.” – Anthony Bourdain

Gran frase. Inmensa. Lapidaria… Es la parte más dura de los viajes. Se descubre un nuevo lugar, bello, mágico, virgen. Se difunde y, efectiva y lamentablemente, llegan los “turistas”, lo masifican y lo fastidian.

No sabemos viajar. Por eso, pasa lo que pasa con el plástico, con la basura en general, con la destrucción de los lugares que se visitan…no, definitivamente, la mayoría de las personas, no sabe viajar.

Es por eso, porque soy una defensora a ultranza de mantener las cosas en su estado original, porque la autenticidad es una de las virtudes que más valoro de los lugares, aplicado a todo lo que los compone, es por eso que, cuando vengas a Puglia de nuestra mano, todo lo que aquí vivas, será siempre un secreto. Obviamente, hay lugares que encontrarás en las guías de viajes, y, por supuesto, tienes que ir!, claro que si, faltaría más!. Pero. si eres de esa rara especie de viajero, al que le gusta vivir de verdad lo que un lugar tiene para ofrecer, que es, sencillamente, compartir contigo los tesoros más valiosos, reservados exclusivamente a los que allí han nacido, a los que durante todo el año y desde siempre, cuidan y mantienen las costumbres, los paisajes, las tradiciones, porque forman parte de su vida diaria, de su historia, entonces, lo que aquí vivas, te hará mejor.

Qué cosas?

Una gruta escondida, a donde se puede llegar sólo de mano de alguien que conoce esa costa como la palma de su mano.

Un pequeño y desconocido restaurante que está allí desde hace años, en donde se sigue haciendo la auténtica cocina, de la manera tradicional, con productos de la tierra.

La fábrica de pasta más antigua, que tiene las mismas máquinas desde siempre y exporta a los mejores restaurantes y tiendas del mundo.

O, el horno es donde hacen las pastas típicas más ricas de toda Puglia, o el mejor pan con D.O.P. que insipira y alegra al que lo prueba.

O, esa granja ecológica en donde verás cómo se hace y probarás, acabadita de hacer, una mozzarella que te dejará sin palabras.

Incluso, una bodega pequeñita, en donde, sólo para nosotros, acompañan la degustación de vinos autóctonos con un menú de nobles, preparado por un chef de palacio…

Incluso, conocer al sastre y su taller, quien, a pesar de haber confeccionado trajes de altos mandatarios, y pudiendo vivir en cualquier parte del mundo, sigue manteniendo su taller en su maravilloso, pequeño y bello pueblo natal

Y si, has acertado, no los encontrarás en ninguna guía. Y así queremos que siga siendo. Y haremos lo que haga falta para que siga siendo así.

Porque, si tu viaje no da como resultado un abanico de emociones, nuevas sensaciones, descubrimientos, aprendizajes, sorpresas y felicidad, entonces, para qué?

No te parece?

Ahí lo dejo.

Siempre la emoción…

“Es muy probable que las mejores decisiones no sean fruto de una reflexión del cerebro sino del resultado de una emoción” – Eduard Punset

No entiendo la vida de otra manera. Si no hay emoción no hay nada. Y esto es para todo.

Cada mañana, cuando me levanto ,pienso: hoy pude ser un día fantástico. Hoy, todo puede pasar…todo !. Y empiezo mi mañana con esa firme convicción, que, en si misma, es una emoción.

Si además, la emoción la sientes al comer, al observar, al pasear, al oler, al tocar, al oír, al conversar, al compartir, al descubrir…eso es casi perfecto, verdad?.

Sólo te diré una cosa…eso, en Puglia, de nuestra mano, es posible.

Quieres vivirlo?. Pues ven y verás.

Una vista así emociona…y es sólo una muestra.