Si no, para qué?…

Tu intelecto puede confundirse, pero tus emociones nunca te mentirán”. Roger Ebert.

No entiendo la vida si no es a través de las emociones. Las dos, las buenas y las malas. Al fin y al cabo, cualquiera de ellas provoca una agitación y por consiguiente un aprendizaje, un cambio, algo nuevo en nuestras vidas.

No obstante, y llamadme “selectiva”, prefiero las emociones positivas. Fuertes, intensas, extremas incluso, pero positivas.

Cuando hago algo, lo hago con el corazón, con la mente, con el cuerpo, con todo mi ser. Quizás por eso, cuando no sale como esperaba es duro, muy duro, pero cuando sale bien….aaaayyy cuando sale bien, creo que toda la felicidad del mundo está metida en mi. Me siento plena y floto…es indescriptible.

Por eso, si no hay garantía, aunque sea mínima de algún tipo de emoción, no puedo moverme. Desaparece mi capacidad de acción.

Puglia tiene esa magia, esa grandiosa capacidad: la de emocionar. Es tan vibrante, tan hermosa, está tan viva…siempre hay algo que te sorprende, que te hace abrir los ojos como platos del asombro, que te hace llorar de alegría. Cuando comes, cuando paseas, cuando conversas y aprendes, cuando escuchas, cuando tocas…es simplemente maravilloso.

Me fascina que, con lo rápido que se mueve todo, con tantas y tantas técnicas de venta, cursos online para gestionar las emociones, para aprender a quererte, a recomenzar, a no desfallecer, a cuidar tu cuerpo y tu mente…con toda esa información al alcance de la mano y lo que nos esforzamos por asimilarla y aplicarla lo más rápido posible, de repente, el sólo hecho de llegar a un pequeño pueblito y captar su energía, produzca en cada uno de nosotros el milagro de hacernos sentir las personas más felices del mundo. Y de repente, crees que todo es posible, y lo que era un problema gigante, ahora ya no lo es tanto, incluso encuentras la solución que tanto estabas buscando. Y miras a tu alrededor y te das cuenta, de que, si haces el esfuerzo de moverte, de realizar un viaje, y de venir a un lugar desconocido, a no ser que cuando llegues, te sientas pleno, contento, en calma y feliz, si no es así, entonces…para qué?

Venir a Puglia, siempre es una buena idea, y sabes qué?…ya no verás los viajes de la misma manera, nunca más.