Me niego…

“La confianza en nuestros cuerpos, mentes y espíritus nos permiten seguir en busca de nuevas aventuras”.-Oprah Winfrey.

Ya está aquí la Navidad. Si, si, lo se, faltan aún unos días, pero casi nada…muy pocos. Siempre que llegan estas fechas, me pasa lo mismo, empiezo a pensar en lo que he hecho, o en lo que me ha pasado durante este año que se marcha, y, por alguna razón, siempre hay algo que me ha sacudido, que me ha re ordenado las ideas, los conceptos, las prioridades…siempre.

Y pienso: podría haber hecho algo más?, podría haberlo hecho de otra manera?, quizás si hubiera hecho esto o lo otro…y empieza el ejercicio de dejar volar la imaginación en el fantástico mundo de los “supuestos”. Y podría quedarme a vivir en él. Una cosa lleva a la otra, y esa a otra, y así voy enlazando historias que podrían haber ocurrido, encuentros, decisiones, y sus posibles consecuencias. Es un trabajo realmente excitante, y a la vez agotador, muy agotador.

Finalmente, cuando ya he hecho ovillos de ideas y he llegado a millones de posibles finales, me detengo, y pienso en lo que he conseguido. En todo lo que he recorrido para llegar a donde estoy. Y es ahí, cuando me doy cuenta de verdad de lo afortunada que soy. Tengo todo lo necesario para poder continuar, pasa seguir buscando, para seguir caminando, y veo el objetivo. No lo pierdo de vista. Nunca lo perdí. Y eso es lo que me sostiene.

Y, a pesar de las sacudidas, que como muchos de vosotros, son varias y fuertes, me niego a dejar de creer. ME NIEGO.

El amor, la amistad, la bondad de las personas, (sólo algunas, si, pero esas son las que me ocupan. Las demás…lejos.), la salud, la verdad, la fortaleza, el llanto, la sensibilidad, la capacidad de ayudar, de empatizar, de perdonar…LA CAPACIDAD DE CREER!.

Sólo quiero desearos, a todos, a todas, niños, adultos, niños adultos, mujeres, hombres, mamás, papás, tíos, tías, primos, primas, cuñados, cuñadas,suegros, suegras, hermanos, hermanas, amigos, amigas, hijos, hijas, sobrinos, sobrinas…lejos, cerca…a todos os deseo una Navidad y un 2020 en paz, llenos de alegría, de buenos propósitos, de nuevos proyectos, de fuerza, de energía, y de ganas de ser mejores. Eso es lo que mi madre nos inculca, desde que nacimos, “levántate con la firme intención de ser mejor que ayer, siempre”. Y así vamos, siempre buscando ser mejor, siempre subiendo, siempre superando.

Un abrazo desde lo más profundo de mi corazón para todos.

Feliz Navidad y Fabuloso 2020!

Y ya sabéis…Puglia os espera con un montón de experiencias transformadoras, de la mano de los mejores.

www.terrachevive.com