Un plato para enamorarse…

“Viaja a los rincones que significan algo para ti, allí donde ocurrieron las cosas importantes de tu vida.”

Alejandro Sanz

No tiene nada. Desprovisto de salsas, aderezos, elaboraciones complicadas…es más, por no tener, no tiene ni sal!. Es un plato típico de temporada fría, cuando empieza el otoño, y durante el invierno. Casi un ritual comerlo cada día.

Cuando llegamos a Puglia por primera vez, nos lo ofrecieron en la típica “locanda” (taberna, restaurante de comidas caseras), y, cuando nos explicaron lo que era el plato, “purè di fave con cicoria”, lo que en castellano sería, puré de habas con achicoria, aunque, en este caso, la achicoria es una hierba selvática, que, por cierto todos lo puglieses tienen en sus jardines, patios, olivares…y que cortan prácticamente  a la hora de prepararla. Decía, cuando nos explicaron en qué consistía el plato y que era típico de Puglia, nos miramos y pensamos:” puré de habas?, bueno, parece simple, pero vamos a probarlo”.

Nos trajeron el plato con el puré de un lado y la achicoria del otro, con un chorro de aceite de oliva biológico de la zona, claro está.

Pero,al probarlo…ay cuando probamos ese bocado increíble !. Algo tan sencillo, y tan delicioso a la vez. Es un sabor suave el del puré de habas, típicas de allí, que se secan para su conservación  y posteriormente se hidratan y se pelan, para poder cocerlas y hacer el maravilloso puré, untuoso, suave y delicado. Acompañado por el punto fuerte de la achicoria, apenas hervida, verde, brillante y perfecta en su sabor. Juntos son un bocado simplemente alucinante!.

Nos miramos, mi acompañante y yo, y, con una sonrisa de oreja a oreja, decidimos que queríamos comer todo lo que aquella tierra tenía para ofrecernos. Estábamos sorprendidos y felices, por descubrir un sabor tan rico, en un plato tan sencillo.

A partir de ese momento, cada vez que empieza el frío, de primero, “purè di fave con cicoria”, un imprescindible !

Abrazo y, ya sabéis, cuando queráis emocionaros, escribidnos y os traemos!

 

Anuncios

El encanto del frío…

“Eras de vientos y de otoños, eras de agrio sabor a frutas, eras de playas y de nieblas, de mar reposando en la bruma, de campos y albas ciudades, con un gran corazón de música.”

-José Hierro- (Poeta español)

A mi me gusta. No hace un frío excesivo, no es molesto. Es un frío necesario para poder valorar el ambiente cálido y acogedor de cada uno de los locales, restaurantes, tienditas a las que entras. Los olores han cambiado. Ahora huele a leña, a pan recién hecho, a dulces, a “vincotto”, ese dulce exquisito, oscuro y meloso producto de la reducción del vino pugliese.

El perfume del mar, cuando hace frío, es más limipio, más “claro”, si ese calificativo se puede aplicar a un olor.

Pero, sin duda, del mar, cuando hace frío, lo que más me gusta es esa bruma que aparece como un manto misterioso al atardecer y al amanecer. Me gusta la calma, pues casi no hay nadie. De hecho, muchos días no hay nadie, literalmente. La playa, las olas, el sol, las nubes y la bruma, son todo para mi.

Y la calma me inunda. Y siento energía. De la buena. De la que inspira. Y me gusta.

Me gusta ese cambio de ritmo que se produce cuando baja la temperatura. Y los nuevos sabores, de los platos de cuchara y de las verduras de temporada.

Definitivamente, me gusta el frío. Me gusta Puglia cuando hace frío. Me gusta.

Y tú?, quieres sentir las maravillas que Puglia con frío tiene para ti?…Te encantará !

Escríbenos y ven. Taller de fotografía contemplativa, estancias de gastronomía auténtica, de vinos de la tierra, de arte e historia, de dulces…imperdibles !

Más información?. Mándanos un e-mail y te enviaremos todos los detalles.

Dulce, esponjoso, delicioso…

“La comida son recuerdos”

-Película “Un viaje de diez metros”-

Cuando pruebas algo, tiene, necesariamente, (si está a la altura de un paladar exigente), que hacerte cerrar los ojos, y, que, sin proponértelo, sin poder evitarlo, salga de ti un sonoro y largo- “Mmmmmm…”-. Señal inequívoca de que estás disfrutando.

Y ya. No hay más. Eso es lo que busca cualquiera que ame la cocina, que el que la prueba disfrute. Mucho.

En nosotros, el recuerdo del sabor, provoca que volvamos a emitir ese-“Mmmmm…”-, y que lo contemos, lo queramos compartir, y, cómo no, repetir !.

Esa es una de las cosas que suceden, año tras año, cuando os traemos y os damos a probar el fabuloso “panettone”.

Una masa esponjosa, húmeda, aromática, llena de matices, fruto de su elaborada y lenta creación. Una maravilla de la gastronomía italiana, específica de las fiestas.

Y, como siempre digo, no hay como probar cada plato, cada producto, en su lugar de orígen. Influyen muchos factores que hacen que, el sabor y el aroma, incluso la experiencia de su degustación sea única e inigualabe.

Te proponemos una escapada. Corta pero maravillosa e inolvidable. Ven a probar el panettone recién hecho. Ven a admirar cómo se hace. Ven a deleitarte catando uno acabado de salir del horno.

Y, sabes qué?…que cerrarás los ojos y te saldrá un-“Mmmmm…”- largo y emocionante.

Querrás contarlo, querrás compartirlo, querrás repetir.

Prometido.

Un abrazo y, esperamos tu mail.

 

Y Forbes habló de nosotros…

“Cualquiera que aspire a conservar su sano juicio necesita de un lugar en el mundo en el que pueda y desee perderse.”

El Laberinto de los Espíritus – Carlos Ruiz Zafón

De vez en cuando, incluso mis amigos más experimentados, me sorprenden al no saber dónde se encuentra el lugar al que voy. Ese fue el caso con mi región favorita de Italia: Puglia.

El “talón” sureño de la “bota” de Italia, Puglia-(Apulia en inglés de la Reina), es todo lo que los destinos italianos más importantes, como la Toscana y la costa de Amalfi, no lo son.

Hay una belleza austera: el paisaje es accidentado y salvaje, el terreno es liso y azotado por el viento, y los edificios son de un blanco absoluto, resplandeciendo contra el azul del cielo y el mar, excepto los pequeños, llamados “trulli”, con cúpula en lugar de techos, que recuerdan a las casas de los “hobbits” y llenan el pueblo de Alberobello,  reconocido por la UNESCO.

Magníficos y escarpados olivos que han estado aquí durante 1,000 años, con sus troncos retorcidos como obras de arte conmovedoras, dominan el paisaje. En primavera, los campos de amapolas rojas, brillan en los campos. (Esos, son otro tesoro de la UNESCO, y están tan protegidos, que los intentos de un príncipe de Oriente Medio de comprar algunos para su palacio fracasaron, sin importar cuánto dinero ofreciera.) Lo mejor de todo es que las visitas son escasas, y la masificación (aún) no existe.

“Lo que hace que Puglia sea tan extraordinariamente intensa, es la ausencia de esa elegante pátina que puede impregnar las regiones muy transitadas; permite la hospitalidad más genuina “, dice Antonello Losito, un ex ciclista profesional nacido en Puglia que fundó una empresa de viajes a medida, hace casi diez años para llevar a los visitantes estadounidenses a lo más profundo de esta península. “En otras partes de Italia, esto, de alguna manera, se ha perdido; la pureza de una sonrisa, el banquete de comidas juntos, los cálidos abrazos y apretones de manos… esta parte del mundo ha sido dotada con talento de sobra y colores vivos que se imprimen en la memoria: el azul absoluto del cielo despejado y los dos mares, la vibrante danza verde de los olivos antiguos, y el blanco cegador deslumbrante en el edificios. Me acerqué una vez para huir y partir, pero me di cuenta de que no me habría abierto camino sin toda esta magia y belleza “.

Antonello Losito, no menciona “el gusto”, pero como en toda Italia, hay muchas cosas exquisitas para comer y beber en Puglia. (Y las carreteras planas y pintorescas son perfectas para pedalear). Esos magníficos olivos producen un aceite muy fino, de los cuales se exporta poco, incluso a nivel nacional. Hay unas 120 uvas de vino autóctonas, incluyendo el profundo y robusto Negroamaro y el Susamaniello más suave: “cada día descubro una uva nueva”, dice Giuseppe Cupertino, gerente de experiencia en vinos en un lujoso complejo y presidente de una asociación local de sumilleres . Flanqueado por el Adriático y el Jónico , el tacón de la bota es rico en mariscos, y “ricci di mare”, como se conoce aquí al erizo de mar. Se sirve en pintorescos locales junto al mar, donde los comensales raspan la carne color coral del erizo, y la extienden delicadamente sobre pan suave. Y ,Puglia es el lugar de nacimiento de la “burrata”.Posiblemente sea esto, todo lo que necesito decir. Lo demás, es probarla.

Lo divertido de Puglia es que una vez que estás allí, perderse no importa en absoluto. ¿Qué mejor que sentirse como si estuvieras en un lugar singular -uno de los que incluso pocos de tus amigos han oído hablar- y perderse en sus pasadizos? .

No siempre importa donde te dice el GPS que estás. Miras alrededor y lo que ves, te deja  claro que no estás en ninguna otra parte. Que estás en Puglia.

– Extracto del artículo de An Label, sobre Puglia, para la revista Forbes.-

No es lo mismo…

Nuestras fotos son nuestras huellas. Son la mejor manera de decirle al mundo que estuvimos aquí”. Joe McNally

Y da igual lo bien que te lo describa. Da igual las palabras, cantidad o calidad, que utilice. No se puede. Se intenta. Puedes quizás hacerte una idea. Pero no es lo mismo.

No es lo mismo estar que imaginar. Sentir que pensar. Querer ir, que ir. Que te apetezca venir, que venir. No es lo mismo intentar que hacer. Dicen que hace más el que quiere. Es verdad. Sin duda, hace mucho más el que quiere.

Por eso, lo seguiremos intentando, Seguiremos enseñandote, desde aquí, nuestra parte de esta realidad. Una realidad que nos enamora cada día, que nos apasiona, que nos inspira. Pero recuerda, nunca será lo mismo que si estuvieras aquí.

Y si lo piensas bien, no es lo mismo ver las fotos, que hacerlas…o no?

Ya lo sabes. Talleres de Fotografía Contemplativa. Pregúntanos, puede que te soprendas.

Abrazo.

 

Uy, mira esto que hermoso!…cómo no lo vi?

“Muchos fotógrafos piensan que si compran una cámara mejor serán capaces de hacer mejores fotos. Una cámara mejor no hará nada por ti si no hay nada en tu cabeza o en tu corazón.”

David Lachapelle

Dice  Henri Cartier-Bresson,  el famoso  fotógrafo francés, reconocido por muchos como el padre del fotorreportaje que , hay que evitar, al sacar fotos, disparar de forma rápida y sin pensar, nos sobrecarga a nosotros mismos con las imágenes innecesarias, desordenan nuestra memoria y disminuyen la claridad del conjunto.”

Y estoy de acuerdo. Totalmente. El móvil en mano, y foto, foto, foto, foto…cuándo disfrutas relamente de lo que visitaste?, cuando llegas a casa y tienes que repasarlas para organizarlas, descartar y guardar. Pero, entonces, realmente “sentiste” lo que te provocaba todo aquello que fotografiaste?, o, estuviste tan ocupado en hacer fotos que te perdiste la verdadera emoción?….He ahí el dilema!.

Igual que es genial aprender a comer mejor, a cocinar mejor, a saborear y reconocer un bune vino, un buen aceite, un buen queso, porque mejora nuestra calidad de vida.

De la misma manera que se aprende la historia de los lugares o de las personas, y esta información te cambia, a menudo, la visión o el concepto que tenías, igualmente, se puede aprender a disfrutar de todo lo que vivimos, incluso a fotografiar, sin dejar de ver y de sentir lo que estamos haciendo. De esta manera, podemos vivir mucho más intensamente y emocionarnos con lo que estamos fotografiando. Porque lo estamos viviendo, el momento, el instante, el paisaje…SENTIR !. Esa es la clave.

Para eso hay que ralentizar. Y eso es lo que os proponemos en estos talleres de Fotografía Contemplativa. Quizás no os suene, y puede ser. Pero es una técnica japonesa, muy difundida y apreciada. Es observar en lugar de ver. Es Emoción. Es paz. Es sentimientos a flor de piel. Es presente, y también es recuerdo, y buena energía. Es belleza. Y es alegría. Todas esas cosas se combinan para que, si te gusta fotografíar, da igual que tengas una cámara profesional, o una mas sencilla, o un teléfono móvil!, da igual, si te gusta hacer fotos, no lo dudes, apúntate y sencillamente, disfruta de tu pasión y te cambiará la forma de entender la fotografía. Y, cómo no, te llevarás buenos amigos que comparten tu amor por las fotos. Eso, suele ser el mejor regalo.

Prometido.

Un abrazo y feliz viernes !

 

 

 

Felicidad y agradecimiento…

Sentir gratitud y no expresarla es como envolver un regalo y no darlo

William Arthur Ward.

Nos sentimos felices. Nos sentimos agradecidas.

Hoy ha sido un día especial, no sólo porque nos han hecho una entrevista preciosa en CV Radio, en Valencia, sino también porque hemos llegado a una etapa, a un punto que era el objetivo, y eso, queridos seguidores y amigos, y viajeros, es gracias a vosotros también.

Hay mucho trabajo detrás. The Vintage Travel no es un proyecto fácil. Es un trabajo apasionante, hermoso, motivador e inspirador para nosotras, y duro, muy duro. La combinación tiene el porcentaje justo de cada componente, para que sea motivo de ilusionarnos cada día, cada mañana, cada viaje y nos anime a seguir.

Os dejamos el audio de la entrevista, (a partir del minuto 86.07). Esperamos que os guste y que la disfrutéis.

Gracias a todos. Muchas gracias. A los que ya nos conocéis. A los que nos seguís. A los que nos apoyáis. GRACIAS !.

Un abrazo grande y …aquí seguimos para vosotros !

https://www.ivoox.com/manana-marina-02-11-2017-audios-mp3_rf_21839553_1.html?autoplay=true

 

 

 

Nos vamos a la radio…

Hola a todos !!, nos encanta compartir con todos vosotros que, mañana, 02 de noviembre, nos hacen una entrevista en CV Radio, (94.5FM), de 11:30hs a 12hs, (Hora española), en el programa “LA MAÑANA CON MARINA”.
Estaremos un rato charlando y contando qué es y qué hacemos en The Vintage Travel.
Será para nosotros un placer contar desde el corazón, por qué amamos tanto nuestro trabajo, y que podáis conocer, desde dentro, quiénes somos.
Quedáis invitados a escucharnos en directo, bien a través de la radio o por Internet: http://www.cvradio.es/
Seguro que nos llegará toda vuestra buena energía !
Un abrazo y …hasta mañana !!

Blanco y Dorado…

Disfrute de la vida. Esto no es un ensayo.

Friedrich Nietzsche.

Nos vamos a disfrutar de unos días de Blanco y Dorado.

Blanco, porque los maravillosos pueblos que visitaremos, parecen sacados de un cuento: sus callejuelas estrechas, laberínticas, te llevan de una a otras, como quien pasea entre las nubes, y cada vez que sales de la primera, aparece ante tus ojos una placita llena de flores, una pequeña iglesia escondida que es un tesoro arquitectónico y artístico, un café con el mejor “capuccino” que te puedas imaginar, o, si es por la tarde, una auténtica locanda, (taberna), que te arrastra a entrar buscando probar lo que contiene ese delicioso aroma, que te ha llevado hasta allí.

Dorado…porque, cuando cae la tarde, mágicamente, toda Puglia se viste de gala, y se torna dorada gracias al color de sus farolas, de las luces de sus tiendas, de las de sus restaurantes, de las de sus iglesias, que, en un acto de generosidad, abren sus puertas de par en par para que puedas disfrutar de su increíble intimidad. Sin duda, un viaje de disfrute total y para los cinco sentidos.

Dormiremos en una Masía típicamente pugliesa, en pleno valle de la provincia de Brindisi, cuya estructura data del 1800 y que ha sido escrupulosamente restaurada siguiendo los planos originales. Destaca su fabulosa ubicación, su cocina auténtica a base de productos de temporada y biológicos y, cómo no, su exquisito aceite de oliva de propia cosecha, que, claro está, degustaremos y conoceremos de primera mano. Cabe resaltar la maestría en el saber combinar la tradición de la arquitectura y la confortabilidad de la que dispone en cada una de sus fabulosas estancias.

Ya sabes…empieza tu tiempo !

Bienvenido !

 

El placer es innegable…

El Creador hizo Italia según los diseños de Miguel Ángel.” – Mark Twain

Curso de cocina local, con nuestro Chef a la cabeza. No te imagines la cocina más conocida,  lo que encontrarás será: sopresa y todo un descubrimiento de la “otra” cocina italiana. Una exquisitez…

Una visita guiada al mismísimo escenario en donde Mel Gibson filmó “La Pasión de Cristo”. Como un sueño…

Sabes que en un pequeño pueblo escondido, tiene su taller un sastre que confecciona las camisas para Trump o el mismísimo Príncipe de Gales?, iremos a conocerlo. Inspirador…

Un paseo por un lugar reconocido por su producto estrella, el “capocollo”, con degustación incluída. Una delicia…

Recorrido por las pequeñas casitas que conforman un pueblo de cuento, literalmente. Divertidísimo. Un regreso en el tiempo…

Visita a un horno de leña, verás cómo se fabrican los mejores poductos de la panadería de la zona, y los probarás acabados de salir del horno. Pura tradición. Un regreso a la infancia…

Qué más?. Un clima cálido, personas encantadas de recibirte, una Masía en donde dormirás confortable y plácidamente, en medio de un valle hermoso y arte, y costumbres, y luz, y mar, y ….no te lo creerás.

Vienes?.

Post 06 octubre 2017